Se produce cuando la bola golpeada desde del área de salida se introduce y permanece dentro del Hoyo.

Por tanto, ganará el Hoyo el que lo consiga siempre que el adversario no haga también Hoyo en Uno. En este supuesto el jugador que haya entrado primero no será el ganador y se volverá a jugar el Hoyo.